16 de agosto de 2013

Técnicas pictóricas o métodos de ejecución de una obra de arte:



Acuarela:
Esta técnica utiliza pigmentos muy finos molidos con agua y goma, su principal propiedad es que permite hermosos efectos de trasparencias.
El soporte para esta técnica es el papel en preferencia. El grano del papel es una cualidad aprovechable para el efecto técnico; el grano que más se emplea es el medio, pues las superficies muy alisadas no son prácticas para la acuarela.
Los papeles cuando no son muy gruesos requieren ser estirados; para esto se impregnan bien de agua en la bañera. Se extienden sobre un tablero corriente de dibujo y pegan por los cuatro lados con unas tiras engomadas o cinta adhesiva; al secar quedan tersos y suaves.
Los métodos para trabajar con la acuarela pueden ser sobre papel seco o húmedo. Para trabajar con el papel seco es importante primero realizar un tenue dibujo a lápiz o con el pincel impregnado de un tono muy diluido, suave y neutro de color.
Para trabajar sobre el papel húmedo se moja bien el papel por aproximadamente una hora y se extiende sobre un cristal para mantenerlo lo más húmedo posible durante mayor tiempo. Los colores que se usen deben ser intensos, pues la humedad reduce y desvanece el color. Se puede combinar el método del papel seco y húmedo.
Gouache:
Este es simplemente una acuarela mezclada con blanco, lo qe produce una cualidad opaca, colores pesados y poco frescos, es conveniente usar los gouaches de buenas marcas. Estos colores cuando secan reducen mucho su valor y intensidad.
El soporte puede ser papel, cartón, madera o cualquier otra superficie no grasa; los mejores papeles o cartulinas para esta técnica son los que se usan para acuarela en tono gris, crema o cualquier otro color neutro. En esta técnica se usan pinceles suaves.
Pastel:
Este procedimiento mantiene muy bien el color ya que no interviene ningún medio líquido que lo altere, sus inconvenientes son la fijación del pigmento. Como soporte se utiliza papeles, cartones o superficies porosas donde se pueda adherir el pigmento. La gracia del pastel radica en la intensidad de los colores y el fundido o degradados de colores que se pueden lograr. Existen fijadores en spray para esta técnica.
Temple:
Se refiere a una pintura en la que se usa un médium que es soluble en agua pero que una vez seco se hace insoluble y puede ser sobrepintado.
Fresco:
Este procedimiento y el temple fueron utilizados desde la antigüedad para la decoración mural. Aunque actualmente se usa el òleo sobre lienzo que luego se adhieren a la pared, nunca tendrán la belleza mateada, ligera y fresca de los procedimientos tradicionales, ni tampoco su durabilidad tanto en exteriores como interiores.
Pintura a la encáustica:
Este método fue muy usado por los griego y egipcios y a resurgido en la pintura mural de los artistas mexicanos. Esta técnica mantiene los colores brillantes, permanentes y son fáciles de aplicar en cualquier soporte.
La encáustica es trabajada en caliente y en frio. En caliente se muele el color con un médium de cera de abajas y copal, una y otra partes iguales y bien se desmenuzada  la primera y pulverizado el segundo son puestos en recipientes separados y cubiertos con esencia de lavanda; esta se podrá sustituir por gasolina pues resulta màs económica.
Cada recipiente se pone en baño maría hasta que se funde y mezcla bien. Seguidamente se unen ambas soluciones y la mezcla resultante se usa para aglutinar los colores en polvo; estos se conservan en potes bien cerrados.
La mezcla de cera para encáustica utilizada por muchos artistas de encáustica en la actualidad se compone de cera de abejas refinada, del tipo utilizado en cosmética, y resina de damar. Otros tipos de cera que también se puede utilizar para la encáustica son la parafina y el microcristalino, ambos derivados del petróleo, y la carnuba y la candelia, que son resinas.