12 de enero de 2016

Todos podemos ser creativos.

¿Qué es la creatividad?, ¿Qué significa ser creativo?, ¿Cómo estimular la creatividad en los niños?, ¿Cómo es una persona creativa?, etapas del proceso creativo, ¿Cómo liberar la creatividad?


Se dice que la creatividad consiste en  la capacidad que tenemos para encontrar soluciones aplicables a los pequeños o grandes inconvenientes de la vida diaria, responder novedosamente a diferentes situaciones, ver lo oculto, ser original y atreverse a romper paradigmas.
 


Los niños son los seres más creativos por la simple razón de estar abiertos a todas las posibilidades y no cerrar su mente dentro de paradigmas preestablecidos como hacen la mayoría de los adultos.

Luis Carlos Soler ha dicho que: crear es una  reacción en cadena a la que todos tenemos acceso, pero que no todos aprovechamos. Todos podemos tener grandes ideas pero ¡sabemos cómo considerarlas y expresarlas?

Asimismo este autor considera que la persona creativa es: curiosa, generadora constante de ideas, se arriesga, con intelectualidad adaptable e impredecible, con sentido del humor, sensible y altamente constructiva.

Es muy importante  estimular la creatividad en los niños ponerlos a pensar y obligarlos a resolver problemas por ejemplo: el hijo de una alumna se pasaba todo el día jugando con carritos y no estudiaba, por lo que la mama del niño decidió quitarle el carrito y que creen que paso?, el niño se las ingenió para hacer carritos de papel y cartón con las cajas de los cereales, jugos y leche líquida, llegando a crear pistas de carreras, estacionamientos y estaciones de gasolina, el resolvió su necesidad y pues la mama quedo algo sorprendida por el resultado.

Existen muchas maneras de estimular la creatividad del niño y porque no también del adulto, mediante actividades como: el dibujo y la pintura, las adivinanzas, construir objetos con materiales de desecho, juegos como el ajedrez y sobre todo ver y conocer muchas cosas para tener suficiente información que nos ayuden a ampliar las herramientas para resolver problemas sean de la vida diaria, profesionales o educativos.

Para aumentar los conocimientos podemos ver documentales que sean amenos y a la vez informativos, visitar museos ver las obras preguntarnos por las obras y lo que quieren expresar hacer comparaciones, investigar a los artistas, las diversas técnicas, etc.  Lo más importante es buscar puntos de conexión con la obra ya que sólo así se logrará asimilar la misma.

Asimismo, para desarrollar la creatividad es fundamental evaluar aquellas conductas inhibidoras que nos fueron inculcadas en nuestro proceso de formación, con el fin de corregirlas y lograr así una apertura real de nuestro potencial. Para logar esto debemos conocernos a nosotros mismos primero.

Asimismo se habla de diferentes niveles de creatividad que va desde la parte intuitiva, pasando por el nivel técnico – académico, el nivel inventivo, el nivel innovador hasta llegar al genio que es una cualidad que no todos poseemos y que se dice que nace con el individuo.

Etapas del proceso creativo:

  • Estructuración de la realidad – análisis
  • Desestructuración de la realidad para encontrar las posibilidades de cambio
  • Restructuración de la realidad para encontrar ideas creativas.

Albert Einstein decía:” muchas veces la mera formulación de un problema resulta ser más esencial que su solución. Hacer nuevas preguntas, fijar nuevas posibilidades, estudiar viejos problemas desde nuevos ángulos, requiere de una imaginación creativa y establece avances reales en la ciencia.”

Para liberar su creatividad:

  • Confié en su intuición: la mayoría no hemos sido criados para honrar nuestra intuición. Pero la práctica de la creatividad nos permite aprender que sucede si nos permitimos hacer lo que nos gusta hacer.
  • Manténgase en el presente, olvídese de la pintura que planeo pintar o de la anécdota que quería contar. El poso de la creatividad sólo es posible si se mantiene sintetizada con el aquí y el ahora.
  • No tache, no borre lo que dibujo, aun cuando allá cambiado de opinión. No pinte encima de algo que ha hecho, apéguese a las expresiones del yo. Crea audazmente en sí mismo sin dejar espacio a las dudas y al arrepentimiento.
  • El proceso es lo importante no el producto, al sentir un vacio interior a menudo queremos tranquilizarlo al crear algo que otros puedan admirar. Pero lo que en realidad anhelamos, sin saber o sabiéndolo, es un sentido de vitalidad, de profundo contacto con el misterio de nuestras vidas. La meta no es crear algo excepcional. La razón es el placer y el poder hacerlo.
  • No analice lo que ha hecho, no es psicoterapia, se trata de penetrar el flujo de la creatividad, la fascinación con las emociones y el yo.
  • No se necesita ningún talento especial, si se conecta con su propia mente reverbera para todos, no es necesario pasar años aprendiendo habilidades técnicas para lanzar nuestras propias propuestas.

Practique, aunque no necesite talento necesita perseverar.