9 de abril de 2014

El arte abstracto: ¿se aprende?



Muchas personas llegan a mi taller, preguntando si puedo enseñarles a pintar arte abstracto, lo cual que me deja en el dilema de cómo explicarle a esas personas que el arte abstracto en “mi opinión”, no es algo que se pueda enseñar.
Paul Klee

Si se investiga el recorrido de artistas como Picasso, Modrian, Paul klee, entre otros que desarrollaron al final de su vida un estilo abstracto pueden apreciar que sus primeros trabajos de pintura son figurativos, es más son excelentes dibujantes y no deforman las imágenes porque no manejen el dibujo, deforman porque así lo desean, saben cómo alterar la imagen, no es lago arbitrario y resultado `solo del azar o de lo primero que salió de su mano. No estoy negando que los resultados sean espontáneos pero un artista o pintor que conoce muchas técnicas, que sabe dibujar y que tiene tiempo haciéndolo, que ha visto muchas obras de arte y tratado con diferentes artistas puede 
ver la obra de una persona, observar el trazo que realiza, la forma de aplicar los colores, los materiales o la mancha y descubrir sin preguntar, si se trata de un principiante o de un artista. El trazo de un verdadero artista es firme, seguro, contundente y asertivo en lo que desea expresar. Este trazo mejora con el tiempo, aunque el tiempo no siempre hace al verdadero artista.

Hay artistas que se vuelven grandes retratistas y trabajan el arte figurativo, otros se desligan de la imagen y sus obras se vuelven más abstractas y a la vez más simples.

El arte abstracto es más que un cuadro bonito fácil de copiar, pero difícil de concebir por si sólo, va más allá de la actitud estética o de la evasión, es una posición filosófica, que busca la exaltación de los medios plásticos y técnicos para convertirlos en el objetivo de la obra de arte. Una expresión de la interioridad del artista, un resultado, una decantación de los conocimientos del artista y de su personalidad.

Por ello el arte abstracto no se enseña, es algo a lo que cada persona llega por sí misma. Así como cada persona desarrolla su propia personalidad y esta no puede ser inculcada ni siquiera por los padres, asimismo el arte abstracto no puede ser ilustrado por un maestro.

Por ello cuando me preguntan si puedo enseñar arte abstracto les digo: te puedo enseñar a dibujar el árbol, la flor, la ciudad o la chica de tus sueños; pero, no te puedo enseñar a pintar algo que solo puede venir de ti. Te puedo enseñar a imitar a un artista en particular, a pintar copiando sus obras, a decirte como lo hizo y como lo puedes hacer para que te quede igual, pero no te puedo enseñar a tener tu propio estilo de pintura. Te puedo hablar de teorías que te pueden ayudar a entender las tendencias artísticas y estimularte para que hagas tu propio trabajo, pero no puedo crearlo por ti.

Por eso el arte abstracto es simple y fácil de copiar.
Difícil de concebir.
Inexplicable y tonto para otros.
Intangible y sublime.