31 de agosto de 2013

EL FROTTAGE como técnica y como textura.

Leonardo Da vinci decía: cuando se arroja una esponja a la pared se pueden lograr efectos que provoca que veamos imágenes a través de la mancha. 

Más tarde, Max Ernst el famoso surrealista toma esas ideas de Da Vinci y comienza a dibujar las formas que veía en los objetos como: la madera del piso, el respaldo de su cama, la pared, estos se convirtieron en un provocador óptico, donde podía ver animales, plantas, cabezas, humanas, batallas, etc. Por ende comenzó a utilizar todo tipo de materiales que le llevaron a realizar dibujos con impresionante precisión, que deseaban salir a la luz y lo hicieron a través de la técnica del frottage. 

La técnica del frottage (en francés), consiste en frotar y localizar superficies rugosas colocando la tela o el papel arriba, para luego proceder a frotar con creyones de cera, barras de oleo solido, carboncillo u otro material; esto nos permite creas texturas y formas. Para ello se coloca el soporte en posición vertical para poder verlo y leer las imágenes que nos sugiera. Para ello es necesario que el soporte sea flexible para que pueda capturar los relieves de lo que tiene debajo, en caso de usar papel. Y si lo queremos convertir en cuadro y no dejarlo como un dibujo, entonces hay que pegarlo sobre una tela o cualquier otro soporte rígido integrándolo al conjunto del cuadro.